Desatascos en Cordoba y empresa de limpieza en Córdoba
24h a su servicio | Emergencias: 620 982 000

Cómo cortar el césped: 5 pasos infalibles

Cómo cortar el césped: 5 pasos infalibles

El césped de nuestro jardín requiere de diversos cuidados que nos permitirán mostrarlo orgullosos a nuestras visitas. Segar el césped es uno de los tratamientos más habituales y el más importante si sabemos hacerlo de manera correcta. Tener tu césped bonito y sano requiere unos mínimos conocimientos sobre lo que estamos haciendo, y para ello te vamos a ofrecer unas recomendaciones muy útiles.

A partir de la primavera el césped comienza a crecer y es necesario su mantenimiento periódico, que en cuestión de corte puede llegar a dos veces por semana.  Pero no nos pasemos, no es aconsejable hacer un corte demasiado bajo ya que reducimos la superficie foliar y dificultamos la fotosíntesis que requiere para mostrase sano y fuerte. No siegues por debajo de los 5cm e incluso más alto en las zonas de sombra y en los momentos de más estrés de temperatura, tanto invernal como veraniega. En los formados por gramas se puede segar algo más bajo. Variedades como la bermuda, la zoysia o el kikuyo admiten alturas mínimas de hasta 2cm. Pero recuerda que un césped segado a mayor altura protegerá, además, al suelo de la evaporación durante el verano, ayudando a disminuir el consumo de agua. No cortes de una vez más de un tercio de la altura del césped ya que ello es perjudicial para el mismo. No vale dejarlo crecer durante un mes y luego cortarlo a 5 cms, debes hacerlo de forma escalonada. Por ello es importante no descuidar esa periodicidad que te irá dando su propio crecimiento. Este crecimiento depende directamente de las especies que lo forman, la cantidad de agua disponible, los nutrientes del suelo y la estacionalidad.

No cortes el césped con la pradera mojada ya que estará doblado y dificultaría la homogeneidad del corte. Y tanto las cuchillas como la carcasa y el recogedor acabarían con un amasijo de hierbas adheridas.

Usa un cortacésped adecuado a la pradera que quieres segar.  Esas tan cómodas en las que vas sentado solo se aconsejan en extensiones grandes. Un modelo más pequeño será más fácil de guardar, no hará daño al terreno y será más barato de adquirir. esas máquinas en las que ir cómodamente sentado) no serán necesarias. Su motor debe ser de gasolina con potencia suficiente y tracción o autopropulsión para no tener que empujar. Realiza el mantenimiento periódico de la segadora para que no te lleves sorpresas, y cuida de no tropezar las cuchillas con piedras, aspersores y bordillos.

Limpia y desinfecta las cuchillas si vas a segar otro terreno ya que puedes llevar y traer hongos u otros problemas que podrían infectar el terreno.

Define bien las líneas rectas, comenzando por los márgenes y trazando paralelas aprovechando la línea que deja la segada anterior. Que no queden flecos, porque afearán el resultado que tanto trabajo te ha costado hacer.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Call Now Button